¡Cajita blanca encharolada!

En semanas pasadas, escribí una columna llamada La deuda política es inconstitucional, expresando mi apoyo a la Acción Nº 12-017159-0007-CO presentada ante la Sala IV por Gabriel Bonilla y los ex diputados Federico Malavassi y Rodrigo Alberto Carazo contra la deuda política, es decir el financiamiento estatal a los partidos políticos, la cual asciende a la salvaje suma de 40 mil millones de colones.

 

40 mil millones de colones son US$ 80 millones, dinero suficiente para otro estadio nacional o, algo mucho más importante, remodelar los quirófanos del Calderón Guardia, el México y el San Juan de Dios y ponerlos como el de CIMA o la Bíbilica. O 1.900 casas nuevas de interés social.

 

Esa suma– divida entre los apenas 3 millones y pico de electores que somos en Costa Rica— vuelve nuestro voto uno de los más caros del mundo. Y, además, un modelo perverso, que atenta contra el principio de igualdad y de acceso a la participación política. Una enorme suma de dinero (pagada con nuestros impuestos) que ha dado lugar a corrupción, clientelismo y una extensa red de tráficos de influencia.

 

Como era de esperar, desde todos los partidos políticos salieron abanderados en oficiosa defensa de esa perversión. Algunos de ellos son buenos amigos míos o viejos conocidos, pero ello no quita lo falaz de los argumentos esgrimidos. Veamos esos argumentos:

 

1.- “Si quitamos el financiamiento estatal, sólo los ricachones influirán en las campañas”, afirmaron 2 o 3 representantes políticos. ¡Cajita blanca encharolada!, como dice nuestro pueblo. Una falacia enorme, casi del tamaño de Africa. Los grandes capitales del país siempre han financiado las campañas, con deuda o sin deuda. Más aún, el actual modelo de “reembolso de bonos” es el peor de los escenarios posibles, pues permite un oscuro tráfico de intereses. Permite que sea el dinero estatal el que facilite la compra de influencias por los grandes capitales privados. Son los grandes capitales lo que tienen los recursos para “adelantar dinero” contra reembolso de bonos, no el vendedor de lotería o de copos. “Yo te financio contra promesa de reembolso, me gano un buen dinero (porque recibo el bono a un 140% o 150%) y de paso me gano la influencia para decidir en un par de Embajadas o en la futura política de un par de ministerios”. Te aporto 20 millones (con mi nombre y varios socios y empleados), al final cobro 30 millones y tengo mangoneado al político electo. El mejor de los negocios posibles.

 

2.- “Es democrático que quien obtuvo un 42% de los votos, reciba más reembolso que aquellos que obtuvieron un 15%, o el que no existía políticamente hace 4 años”. Este es uno de los típicos sofismas aristotélicos! El principio de equidad opera para actores similares en escenarios similares, pero no para escenarios futuros. Es una falsa extrapolación. Más bien, el asignarle a los partidos existentes derecho a bonos por 40,000 millones de colones es darles un derecho de llave “ad-aeternum” sobre la política de un país. Es impedir —en un nuevo escenario, cuatro años después—la aparición de nuevas organizaciones políticas. Ello sí viola el principio de igualdad, pues impide el derecho a la participación política (Artículo 99 de la Constitución Política y jurisprudencia de la propia Sala IV).

 

Se trata de un modelo perverso, que le hace daño a la democracia. Por eso el 52% de la población no cree en los partidos políticos y nuestro abstencionismo se acerca al 40%. La solución es una campaña de dos meses, con pautas publicitarias pagadas directamente a los medios de comunicación, y no darle dinero a los partidos. Justo como hacen los países escandinavos. No esta fanfarria que tenemos. Ojalá la Sala IV sea capaz de promulgar una resolución histórica.-

 

 


6 Comentarios

  1. Oscar Saborio

    Como comenté anteriormente, el primer café de Costa Rica, vino de Arabia, por alrededor de un siglo solo ese tipo de café, se producía en el país el llamado café arabigo, hace poco más de cincuenta años, vinieron otras variedades, pero cuando dependíamos casi solo del café, lo que se exportaba era cafe arábico

  2. Oscar Saborio

    En cuanto a la deuda política, esto fue aprobado por los diputados de Liberación Nacional y los diputados calderonistas del partido Unificación Nacional, los diputados echandists y mi persona, nos opousimos, pero el PLN tenía 31 diputados y el calderonismo ocho, la pelea fue dura, pero fué una batalla perdida, los intereses eran muchos y nada pudimos hacer para evitar, la suma hoy día es astronómica y debe reducirse sustancialmente

  3. Hernan Araya

    Comparto su comentario y malestar. No se si dentro de esa astronomica cifra de colones, esta incluido lo que cuesta el programa de los auxiliares electorales, que anduvo por los 600 millones, y que a mi gusto, representa la amenaza mas grande que puede darse a la pureza que debe haber en el proceso electoral, el dia de las elecciones.

  4. Manuel saborío

    En todo de acuerdo con el articulista. Es tan buen negocio que algunos empeñan hasta la casa para comprar bonos A y asegurarse la duplicación de su dinero y adquirir ” influencia”. Aparte recordemos la manipulación que hace el capital para ahogar al partido oponente con base en “encuestas”. El último párrafo es muy importante, yo agregaría escoger muy bien a los componentes de TSE pues ha perdido mucha confiabilidad.

  5. carlos monge m

    Cómo hacemos para que los de abajo, el pueblo trabajador, los jóvenes y muchos costarricenses, que no tienen concienza de lo que está ocurriendo en la vida política nacional, o no se informan, reaccionen y tomen la bandera de la defensa de la patria. No podemos permitir que los mismos de siempre, los mercaderes de la política, los que hacen grandes negocios y se enriquecen de la función pública, continuen en el poder.No podemos permitir un tercer período del pln, recordemos lo que pasó en México con el PRI, y que hoy vive las consecuencias de la herencia de una corrupción institucionalizada, y que permitió que se introdujeran otros males, como el narcotráfico. La alternativa está en proceso de formación, es una coalición de partidos y grupos patrióticos y progresistas que pronto estará en la palestra, para que los costarricenses terminemos con está amarga pesadilla de estos gobiernos neoliberales y empobrecedores.

  6. Félix Javier Villafuerte

    Excelente la propuesta don Jaime ¿como podemos las y los ciudadanos apoyar esta iniciativa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>