Notables o expertos: Vértices de una propuesta

Sería casi imposible el no referirse al documento, 47 páginas, conocido como “Comisión Presidencial sobre gobernabilidad democrática”, convocados los seis firmantes por la Presidencia, con base en un pequeño contenido del mensaje presidencial de labores, 8 de mayo de 2012, no del Estado de la Nación, que es otra cosa, y tampoco la retahíla de logros que con frecuencia se exponen para esa fecha. No está muy claro lo que define eso de “gobernabilidad democrática”, en un país en donde la llamada democracia electoral engulle, lentamente, a la democracia participativa. Es una comisión presidencial de personajes de nuestro mundo político y burocrático, los cuales ha ocupado puestos de responsabilidad administrativa y en el Gobierno de la República, la mayoría ampliamente conocidos de ciertos sectores de ciudadanos y de quienes ocupan funciones en el Gobierno actual, todos dando forma a una comisión presidencial de ciudadanos versados en cuestiones de Gobierno.

 

Nada de notables les vemos. García Monge, en su célebre mensaje de 1919, definió qué es y cómo actúa un notable, en un momento crucial de la historia patria, encabezando a 50 vecinos de San José, tenidos en su época como notables, según su importancia extraordinaria.

 

Otros pensaron que nunca más habría notables. Pero frecuentemente se usa el término para dar forma a comisiones que llegan a resoluciones, que pocas veces se ejecutan y que, en manos de los medios de comunicación, dan forma al choteo o a la bagatela, basados en una o dos de las conclusiones, quizás las más polémicas.

 

No es el caso de este documento, ni del trabajo de quienes allí estuvieron. Si se pudiera hablar con precisión, podría ser una agenda a cumplir, si se convoca a una Asamblea Constituyente, para refundar el Estado, antes que una transformación semántica de los graves problemas que debería solucionar el país, producto de una crisis estructural, burocrática, espiritual y ética, en su conjunto, reflejo de una necesaria intervención radical en todos los aparatos del Estado, incluidos aquellos que hacen gobierno y gobernanza, tan separados muchas veces que resultan antagónicos.

 

La historia contemporánea de Costa Rica está empapelada, en las últimas décadas, de comisiones, en todos los ámbitos, las cuales cumplen su función, se discute, o no, su importancia y terminan archivadas sus propuestas y conclusiones, que los diagnósticos ya lucen labor de ñoñerías e insoportable pérdida de tiempo.

 

Siendo una comisión presidencial de expertos del grupo en el poder, pareciera que se ignora la dinámica social, el fortalecimiento de la opinión pública, el declive de nuestra clase política tradicional y el clima de desconcierto y corruptela que se esconde en la ignorancia deliberada de la rendición de cuentas, en ese vaivén del fortalecimiento del Estado y el estira y encoge de los planteamientos neoconservadores, en manos de los organismos internacionales, que son los que han realmente administrado el Estado en las últimas décadas.

 

Son propuestas para fortalecer la funcionalidad (¿?) y calidad (¿?) de la democracia costarricense, así en general, dividido el informe en dos temas esenciales, más seis ejes temáticos de reflexión, lo cual hace muy concreta su lectura y abre espacios para proceder a establecer prioridades. Es un documento que reúne y analiza muchos de los grandes temas que han estado presentes en la vida del país, bajo la idea, un poco desfasada, del derecho de gobernar de los gobernantes, producto de un hipotético pacto social que nadie ha firmado en Costa Rica en las últimas décadas, sobre todo desde que en 1995, el Pacto de la Vergüenza Figueres-Calderón, dio origen a la Tercera República y pacto de defunción a las republiquetas que la antecedieron.

 

Queda claro que son seis respetables ciudadanos haciendo diferentes propuestas, algunas de ellas sobresalientes, otras menos, pero es un documento relevante en nuestra vida republicana, como dicen ahora, precisamente cuando se cumplen 45 años del “Documento de Patio de Agua (1968)”, que ha quedado en suspenso de cumplimiento sobre nuestras cabezas. Son seis meses de reflexión entre ellos, 98 recomendaciones, 11 audiencias concedidas, muy poco relevantes para relacionar gobierno-gobernanza-sociedad civil, pero que reflejan muy claramente que la comisión es una comisión presidencial y no los atisbos de una Asamblea Constituyente, cuya amplitud, si se da, podría desmembrar el concepto de Estado que tienen quienes nos administran, imposible de imaginar hasta por ellos mismos.

 

No comparto ciertos puntos de vista denigratorios para la comisión. Si analizamos el documento en su conjunto, es más que un apuntalamiento a la labor de la Presidencia de la República ya en franco declive, sino más bien un insumo importante para el futuro, legado de quienes debieron haberla nombrado, ampliada, a inicios de su gestión. Hay que leerlo entre líneas, entre convergencias y divergencias de los miembros, discusiones que apenas se perciben, sabiendo que están ausentes, y lo estuvieron desde el mensaje presidencial del 8 de mayo de 2012, los diferentes miembros de la sociedad civil más activos, las centrales sindicales, las organizaciones estudiantiles, etc.

 

Es una comisión incompleta para un gobierno que está en su declive y que no puede ser revivido ni con transfusiones de ideas. Algo que llega tarde, pero que quizás dé comienzo a una nueva propuesta, tan vieja como la vida misma o haga real el principio lampedusiano de reformar todo, para que todo siga siendo igual.

 

(La Prensa Libre)

 

 


4 Comentarios

  1. Eduardo Zúñiga Fallas

    Alfonso como siempre con sus largos blablabla poco o nada entendible para la gente que el mismo dice representar- Nada extraño su trayectoria ha sido de chisme y serruchadas de piso mezcladas con teorias modernista, que no demuestran nada ni dan resultado practico.
    Si algo bueno ha hecho el gobierno de doña Laura, es reunir a esta gente, algunos de ellos, ante mis ojos, nada simpaticos, por practicas de obstrucción de mi sobrevivencia. Sin embargo esto no me impide ver la importancia de su trabajo para Costa Rica.”Don” Alfonso, como supuesto defensor de los trabajadores se pudo preocupar por las nuevas formas de representación en el parlameneto de trabajadores de la EMPRESA PRIVADA, QUE HOY, VA SIENDO EL GROSOR DE LA POBLACIÓN NACIONAL No he podido ler el documento por enfermedad pero sospecho que el documento no tabajó este importante aspecto Bueno ya sabemos que Alfonso el sabio paso sus ojos por el documento sin avistar nada que nos importe.

  2. Jorge Chaves Esquivel

    No conozco mucho de las propuestas hechas en ese trabajo; pero por lo que se ha ventilado en los medios, de las famosas recomendaciones de los notables, deduzco que el contenido es muy similar, dado que los autores básicamente, tienen formación política parecida.

  3. Fernando

    PECADO ORIGINAL: como de costumbre, la presidenta del ejecutivo actúo de manera precipitada e improvisada y nombró a dedo una comisión de notables, en tiquicia cualquier hijo de vecino es un notable, los cuales plantearon un conjunto de recetas “neoliberales” para seguir con “más de lo mismo”, se proponen cambios de forma para que el “fondo no cambie”. Si hubiese existido voluntad política de hacer las cosas bien, hubiesen convocado a un referendum para escoger de una lista abierta un verdadero conjunto de ciudadanos que verdaderamente representen los intereses de la mayoría y no de unos pocos. CARPE DIEM.

  4. Manuel saborío

    Lo primero que me pregunté, al nombrarse esta comisión salvalaura, fue ¿ Por qué estas personas son “notables” ?, ¿Cuál obra o qué han aportado en beneficio del desarrollo general del país, digna de mención? Todos pertenecen a la misma clase política y económica usufructuadora del Estado, excepto, me parece, M.Jiménez. Si, como decía Pepe Figueres, este país es una finquita, en ella debe haber de todo; pero, si planto solo chayotes, solo chayotes obtendré y, como sabemos, son poco nutritivos y ahora están caros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>