2012: el crecimiento se desinfla y el desarrollo social retrocede

Existe la creencia, basada fundamentalmente en declaraciones de funcionarios públicos, que el crecimiento del 2012 fue robusto y más elevado que la mayoría de los países de la América Latina. No obstante, si bien el crecimiento del 2012 ronda el 5% anual, según el BCCR, la información reciente de esa misma fuente indica que el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) de octubre del 2012 fue del 2,4% (tendencia ciclo, tasa de variación interanual). Esto significó que el IMAE de octubre fuera una tercera parte del IMAE de febrero 2012, y que desde ese mes viene disminuyendo en forma consecutiva. En relación con los otros países de América Latina, según la CEPAL, Costa Rica, al igual que Bolivia, sería el quinto país con mayor crecimiento, seguidos de cerca por países como Ecuador y Colombia.

 

Esta situación no es casual y responde a la situación económica que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) resume de la siguiente forma: el crecimiento de los Estados Unidos sería de 2,2% en el 2012 y de 2% en el 2013; la zona Euro (en recesión) –0,4% en 2012 y -0,1% en 2013; Japón 1,6% en 2012 y 0,7% en 2013. Para el total de los países pertenecientes a la OCDE el crecimiento sería 1,4%, tanto en el 2012 como en el 2013. Ello expresa que la economía mundial estaría en 2013 en el mejor de los casos igual que en el 2012, y que los mercados a los que exporta Costa Rica estarían en crisis. La economía de la China también viene reduciendo su crecimiento y ha orientado sus inversiones hacia lo interno de ese país; en todo caso, lo que suceda con esa economía no nos afecta dado que el comercio entre nuestro país y la China se relaciona básicamente con el sector de electrónica.

 

La caída acelerada del crecimiento económico de Costa Rica se visualiza aun más cuando se compara el PIB del primer trimestre del 2012 respecto al del 2011, que significó un aumento del 6,3%; en cambio, la variación del PIB del tercer trimestre 2012 con respecto a ese mismo periodo del 2011 fue de 4,2%. Lo referido se explica, en buena parte, porque la tasa de crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios creció solo la mitad en el segundo periodo referido, es decir crecieron solo 5,6% (en términos reales) y no el doble como las autoridades de Comercio Exterior han mencionado. Las búsquedas de otros mercados de exportación y nuevos tratados de comercio no han impedido que las exportaciones reduzcan su crecimiento en forma acelerada.

 

En resumen, si bien se tuvo un crecimiento aceptable en el contexto de América Latina, dada la situación internacional, los datos muestran una acelerada desaceleración que el Gobierno no se ha atrevido a analizar en público y mucho menos a explicar de cómo se enfrentará en el 2013.
Balanza de pagos. No muestra mayores cambios respecto lo que ha sido en el pasado: cuentas deficitarias en balance de bienes y renta de la inversión extranjera financiadas por el balance de servicios y la inversión extranjera. El déficit de bienes en 2012 sobrepasará la suma de $5.000 millones.

 

Precios. La inflación general, medida por el IPC, fue de 4,6%, según lo previsto por el BCCR. Ello ha sido posible, en gran parte, por la continuidad de la política seguida en el tipo de cambio desde el 2006 cuando se fijó la política de metas de inflación. Ello ha significado mantener el tipo de cambio alrededor de los 500 colones por dólar. Si bien ha reducido la inflación, cumple a medias con lo que establece la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica: “a) Promover el ordenado desarrollo de la economía costarricense, a fin de lograr la ocupación plena de los recursos productivos de la Nación, procurando evitar o moderar las tendencias inflacionistas o deflacionistas que puedan surgir en el mercado monetario y crediticio”. Nótese cómo la ley establece, en forma precisa, que el objetivo es “promover la ocupación plena de los recursos”. ¿Qué ha hecho el BCCR al respecto?

 

Empleo. La Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) expresa que de julio 2012 a julio 2011 se generaron 22.725 empleos, situación que no agravó en forma significativa el desempleo porque la fuerza laboral casi no aumentó (1%). No obstante, los ocupados de las regiones Chorotega, Pacífico Central y Brunca se redujeron. Los sectores que más generaron empleos fueron: construcción, “Transporte, almacenamiento, información y comunicaciones” y “Actividades profesionales, científicas, técnicas, administrativas e inmobiliarias”. Los sectores que expulsaron trabajadores fueron: “los hogares como empleadores”, la industria y la Administración Pública. Adicionalmente, el subempleo afectó a casi un 14% de la fuerza ocupada. Si se analiza el empleo mediante la Encuesta Continua de Empleo (ECE), datos III trimestre 2012-2011, se observa que varía el número de empleos generados en forma significativa, aunque nos expresa que el 4,9% es “calificación calificada alta”, el 39% “calificada media” y el 61% de ocupaciones no calificadas. Además, casi el 40% no tiene seguro. Finalmente, las estadísticas de la CCSS durante el 2012 confirman la reducida creación de empleos, medida por el número de trabajadores afiliados al seguro de salud. En síntesis: poco crecimiento del empleo según ENAHO y sin posibilidad que el sector público lo genere, como si lo hizo en 2008, y los empleos ofrecidos son en su mayoría de baja calidad.

 

Pobreza. La pobreza en 2012 fue similar a la del 2011 y mantiene a más de un 1 millón de costarricenses bajo ese flagelo. La distribución del ingreso medida por el coeficiente de Gini viene desmejorándose, lo que significa que la desigualdad es un patrón del actual modelo de desarrollo que el país ha adoptado.

 

En resumen, el crecimiento económico del 2012 se ha venido reduciendo en los últimos meses, la creación de empleo es reducida y de baja calidad y la desigualdad es creciente; asimismo, la tasa de crecimiento de las exportaciones se viene comprimiendo (términos reales) y los mercados de exportaciones presentan severas limitaciones.

 

Perspectivas 2013. El FMI presenta una proyección del crecimiento del PIB de nuestro país del 4,3% anual. No obstante, mi criterio es que será menor a esa tasa por el declive que ha tenido el PIB en los últimos meses. Esto significaría que a duras penas alcanzaría a un 4%, por el contexto de la actual crisis mundial, con el agravante de que en el 2012 no se tiene el superávit fiscal y el menor endeudamiento que se tenía en el 2008. No obstante, existe una coincidencia entre el 2008 y el 2012: son años pre-electorales, cuando el gobierno gasta lo que no tiene con el fin de favorecer al candidato oficial, y traslada los problemas esenciales para el próximo gobierno, aunque sea del mismo partido.