¿Nuevo modelo de desarrollo para Costa Rica?

Definición de desarrollo

 

El análisis del tema del desarrollo exige preguntarnos sobre qué entendemos por “desarrollo”. A partir de la definición que se asuma se puede “juzgar” si, por ejemplo, el modelo de desarrollo de un país, en este caso Costa Rica, es el más apropiado o no.

 

Soy partidario del concepto de “desarrollo humano sostenible”. Ello significa que la economía no solo debe generar crecimiento, sino que debe, al mismo tiempo, distribuir sus beneficios en forma equitativa; además, debe procurar regenerar el medio ambiente; formar y educar a todas las personas; ampliar sus oportunidades y permitirles su contribución en las decisiones que les afecten.

 

En consecuencia, interesa el crecimiento económico pero con desarrollo humano de las personas, empleos dignos, protección al medio ambiente, participación en decisiones y con una distribución apropiada de la riqueza.

 

Modelo de desarrollo de Costa Rica

 

Nuestro país, a mediados de la década de los ochenta, adoptó un esquema de desarrollo que ha tenido como norte la menor participación del Estado en la economía y en la sociedad en general. Para ello se aplicó una política económica inspirada en las “políticas del Consenso de Washington“, las cuales contaban con el beneplácito del Banco Mundial, el FMI y la AID. En ese contexto, la política económica ha propiciado que las decisiones económicas fueran asumidas por los sectores privados, en muchos ámbitos de la vida económica y social. Un resultado de esas políticas ha sido una apertura indiscriminada, con el fin de hacer “más eficientes” las actividades productivas.

 

El proceso de “privatización de la economía” ha sido paulatino y ha adquirido una mayor profundidad luego de la aprobación del TLC de Costa Rica con los EE.UU. De esa forma, muchos servicios que el Estado ejercía han pasado a manos de empresas extranjeras, ya sea tomándolos directamente (por ejemplo, construcción de carreteras) o participando en mercados donde también participan empresas públicas (bancos, telecomunicaciones, energía, seguros, entre otros).

 

Limitaciones del modelo actual

 

Al presente el modelo actual tiene importantes limitaciones. En primer lugar, se ha acentuado la concentración de la riqueza, medida por el coeficiente de Gini; el sector exportador que se impulsó, apostó al mercado de EE.UU., que desde el año 2008 está en una crisis profunda, la más grande desde la crisis 1929-1933. Asimismo, la política económica seguida ha impedido o retrasado la inversión social del país, la infraestructura necesaria, el desarrollo de energía limpia y renovable, la inversión en ciencia y tecnología y la conservación de los recursos naturales. A partir del 2009, la insuficiencia de ingresos fiscales ha agudizado los recursos para el desarrollo sostenible del país.

 

En lo que corresponde al tipo de inserción internacional, se debe valorar no solo el crecimiento de las exportaciones y el porcentaje de apertura comercial alcanzado, sino que igualmente interesa, especialmente, el crecimiento del ingreso nacional, el desglose de la producción y las exportaciones por sectores y subsectores, la participación del país en las cadenas de valor global y la inversión en ciencia y tecnología, como indicadores más aproximados de la realidad del país y del tipo de inserción internacional que Costa Rica tiene. Lamentablemente, hay ausencia de algunos indicadores que nos puedan orientar en una valoración rigurosa del tipo de apertura, pero podría afirmarse que se tienen graves limitaciones en cuanto a la generación amplia de empleos, los vínculos intersectoriales entre empresas exportadoras y locales, el valor agregado de las exportaciones, baja inversión en ciencia y tecnología y una coordinación y recursos insuficientes en el apoyo a las PYMES, entre otros.

 

La trilogía -desigualdad, dependencia de “mercados externos en crisis e inadecuada inserción internacional” e insuficientes ingresos tributarios para generar un desarrollo sostenible-, se ha evidenciado más con la crisis financiera y económica mundial. Ello en su conjunto, por otra parte, debilita las condiciones sociales de la población del país, que si bien ha mantenido el nivel de pobreza alrededor del 20% de los hogares en los últimos 18 años, ha visto un crecimiento en la pobreza en 2011, alcanzando alrededor del 25% del total de la población del país (más de un millón de personas) y un aumento de la desigualdad sin precedentes.

 

Resumiendo, se puede expresar que el modelo de desarrollo basado en una estrategia donde se pusieron casi todos los esfuerzos en la atracción de las inversiones de alta tecnología, omitiendo que ese tipo de inversiones difícilmente establece vinculaciones con el resto de la economía y no genera suficiente empleo. Estas limitaciones se vuelven ahora más impactantes si se considera que los mercados donde se colocan nuestros productos están en crisis, la política económica privilegia un tipo de cambio que impacta al sector exportador y al turismo y aumentan la pobreza extrema y el desempleo, entre otros efectos. En ese contexto, es imprescindible una reorientación de la estrategia de desarrollo y por consiguiente de la política económica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>