Reconocimiento póstumo a don Rodolfo Cerdas

El Dr. Rodolfo Cerdas, quien fuera profesor catedrático de la Universidad de Costa Rica, tuvo una vida multifacética: como académico, político e intelectual independiente. Sin embargo, tal y como lo expresé en el discurso para explicar la escogencia de don Rodolfo como conferencista invitado para cerrar las actividades del 71 aniversario de la UCR, hay dos aspectos de su trayectoria que quisiera destacar y reconocer de este gran intelectual.

Primero, la de brillante académico. El Dr. Cerdas ha sido uno de los más sólidos y prolíficos cientistas políticos de nuestro país y de la región centroamericana. No hay un aspecto o momento fundamental de la historia costarricense que no haya sido examinado con su capacidad analítica y su solidez teórica: la fundación del Estado costarricense, los principales momentos políticos del siglo XX, la cultura política, la conflictividad social y la forma de Estado en una perspectiva que combina la larga duración con el análisis coyuntural, el análisis estructural con el análisis situacional. A ello se deben sumar sus análisis sobre el poder en Centroamérica, la geopolítica en la región, los derechos humanos y la democracia regional, todo ello, con una pluma privilegiada. No es casual que don Rodolfo haya sido el único centroamericano que ha ocupado la cátedra Simón Bolívar, de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. Me atrevo a afirmar que debemos empezar ya a compilar la obra completa de este brillante académico que fue don Rodolfo Cerdas para su pronta publicación.

Segundo, la de su condición y trayectoria de intelectual independiente, agudo e incisivo, con una solidez sobresaliente, como lo demostró desde muy temprana edad en su polémica con nuestra también brillante ex Rector, Lic. Rodrigo Facio, sobre marxismo y dogmatismo, en los años 1958 y 1959, artículos publicados en la *Revista de la Universidad de Costa Rica*, de la cual salió muy bien librado. Y es que, en su trayectoria como intelectual, aparte de su gran capacidad argumentativa, siempre destacó su compromiso con las mejores causas y la defensa de lo que podríamos denominar un pensamiento y un desarrollo propiamente costarricense. Así lo hizo cuando participó en la actividad política y como intelectual formador de la opinión pública nacional.

Don Rodolfo perteneció y alimentó esa veta de grandes personalidades que han promovido los valores de la independencia intelectual y la búsqueda de la construcción de un pensamiento político original, propiamente costarricense, pensamiento que lejos de ser chauvinista se nutre de los mejores corrientes de pensamiento externas. En clave martiana, don Rodolfo nos conmina a lo largo de su obra a injertar en nuestra república el mundo; pero advirtiéndonos que el tronco ha de ser el de nuestra república.

Don Rodolfo Cerdas ya no nos acompañará físicamente, pero nos ha dejado un legado fundamental en su pensamiento y reflexión política, en su llamado a pensar con cabeza propia y a reafirmar nuestra autoestima para, sobre esa base, construir una Costa Rica y una Centroamérica justa e independiente. Afortunadamente, mucha gente está dispuesta ha mantener vigente su sueño. Gracias don Rodolfo.


1 comentario

  1. carlos monge m

    Fui un gran admirador de don Rodolfo, como intelectual y como humanista. Un crítico muy agudo de la política nacional y de lo que ha venido aconteciendo en el mundo y en Costa Rica, a partir del modélo capitalista-neoliberal y globalizante que ha llevado a los pueblos a sumirse en más pobreza y más desigualdad.Hombre comprometido,con la defensa de nuestro país y de la péerdida de rumbo ha que nos han conducido los últimos gobiernos. Paz a sus restos y resignación a su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>