Mora y los héroes

Por **Anacristina Rossi**, escritora.

Algunas personas opinan que en lugar de perder el tiempo nombrando héroes nacionales deberíamos estarnos preocupando por los problemas de equidad de género y ambientales de nuestro país. Como ecologista y feminista creo que sí, los problemas de equidad de género y sobre todo ambientales de Costa Rica necesitan mucha más atención. También quisiera que la humanidad en general y Costa Rica en particular estuviese en una etapa de su evolución en que ya no necesite héroes o heroínas, y mucho menos héroes militares. Pero desgraciadamente no estamos en esa etapa de evolución.

Mientras existan los estados, que son comunidades imaginarias, necesitamos héroes y heroínas -como Juana de Arco para los franceses-. Todas las comunidades políticas son imaginarias en el sentido de que se basan en dos cosas: las imágenes y la identificación con esas imágenes. Eso lo explican muy bien los psicoanalistas lacanianos. Es muy sugerente la explicación de Lacan de cómo un país necesita cierta figura heroica para poder “amarrarse” como comunidad política. Lacan llama ese punto de amarre “point de capiton”, que es un término usado por los colchoneros franceses para explicar cómo “se amarra” un colchón.

A través de la historia casi todos los héroes de la independencia han sido militares, de Pericles a Bolívar. Pero no todos. Ya citamos a Juana de Arco en la lucha de los franceses contra los ingleses. Y el máximo héroe y artífice de la independencia de la India es Ghandi, el menos militar de los varones.

Costa Rica, como comunidad política, ha tenido un solo héroe nacional: Juan Santamaría, de historia simple y plana. Está bien, que se quede allí como héroe nacional. Pero introducir a Juan Rafael Mora a su lado es absolutamente necesario. No porque las personas “progresistas” -para llamarnos de algún modo- necesitemos emular a Evo o a Chávez, sino porque ya es hora de cuestionar los planos, simples e infantiles estereotipos del imaginario nacional tico. ¿Que somos “hermanititicos”? Sí, talvez, pero las luchas fratricidas existen, los hermanos se matan a veces entre sí, esto ha ocurrido también en Costa Rica: Juan Rafael Mora fue fusilado por sus pares.

Introducir esto en la plana, idealizada y simplista historia patria nos da, no una dimensión de venganza de la izquierda contra la derecha, como piensan algunos, sino una dimensión de complejidad, de densidad y de profundidad que casi podríamos llamar psicoanalítica. Después de todo, como dijo alguna vez el psicoanalista mexicano Néstor Bráunstein, el paradigma de los hermanos es Caín y Abel.

Pero declarar a Mora héroe nacional tiene muchas otras consecuencias enriquecedoras. Una de ellas -y no la menor- es que, en lugar de ocultar y desfigurar la historia con el mito de que fue el pueblo solo -Juan Santamaría- quien ganó la batalla contra los filibusteros -nuestra verdadera independencia-, la figura de Mora trae consigo una problemática muy importante en ese momento y ahora. Dicha problemática tiene que ver con las intenciones imperialistas de Estados Unidos -en ese momento y ahora- y el modo en que los líderes de un pueblo poco militarizado -antes- y sin ejército -ahora- pueden hacerles frente.

Los antiguos griegos tenían esta jerarquía: humanos corrientes, héroes, semidioses y dioses.

Mora no es ni un dios ni un semidiós, solamente un héroe y por lo tanto junto a sus virtudes tiene grandes defectos. Así Pericles, así Ghandi, así Juana de Arco que “oía voces”. Resaltar las cualidades heroicas de Mora no implica eliminar sus rasgos problemáticos. Todo lo contrario.

Es necesario declararlo héroe nacional y verle sus cualidades y sus defectos. Con suerte, si lo hacemos, podremos los ticos empezar a ver y analizar nuestros grandes defectos y dejar de idealizarnos como “igualiticos”, “poco violentos”, “Suiza centroamericana”, “país ecológico”, “Paz con la naturaleza” y un largo etcétera.

(*Página Abierta*)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>