Fernando Lara Bustamante

Quiero usar estas líneas para dar mi apoyo a la petición del Colegio de Abogados de Costa Rica y muchos otros ciudadanos del país han hecho a la Asamblea Legislativa para que se declare Benemérito de la Patria a don Fernando Lara Bustamante. 

Describir los muchos servicios a la patria de don Fernando en estas pocas líneas es muy difícil. La más decisiva para el país, quizá, fue su contribución a la comisión de juristas creada por la Junta de Gobierno de 1948 para redactar el proyecto de Constitución Política que actualmente nos rige e introducir la proscripción permanente del ejército en Costa Rica. Si bien la redacción inicial presentada por Fernando Lara para el artículo 10 fue rechazada por la Asamblea Constituyente, insistió y– según el Acta N°101 del 4 de julio de 1949 –en acuerdo con sus colegas y amigos constituyentes Juan Trejos, Enrique Montiel y Ricardo Esquivel– logró introducir su reforma constitucional de proscripción en el actual artículo 12. Lara Bustamante ya había tratado de debilitar las fuerzas armadas cuando fue diputado en el gobierno de Otilio Ulate, quitándole contenido económico en la aprobación del presupuesto anual.

 

Fue Canciller de la República, diputado en cuatro ocasiones y promotor de los derechos humanos, y las libertades individuales durante muchas décadas. Lara Bustamante fue uno de los propulsores en el país de ideas y nociones que–a pesar de ser moneda común en estos tiempos–no lo eran en la primera mitad del siglo XX: el voto femenino, la libertad de prensa, el rompimiento del monopolio estatal de la televisión, la abolición de la pena de muerte y la tutela internacional de los derechos humanos fueron parte de las causas que impulsó don Fernando Lara durante su vida. Fue redactor de la Ley del Servicio Civil, defendió y votó a favor del proyecto de modificación a la Constitución que buscaba la reforma del artículo nueve para agregar el voto femenino; votación que se celebró el 4 de junio de 1947.

 

En 1952, fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores. Durante su gestión se firmó el Tratado de Amistad Perpetua con España y negoció con éxito ante Naciones Unidas la sede en San José de la Escuela Superior de Administración Pública de América Central (ESAPAC), hoy llamado, Instituto Centroamericano de Administración Pública (ICAP). En 1953 se convirtió en uno de los principales gestores de la Organización de Estados Centro Americanos (ODECA), organización precursora de los actuales tratados e instituciones de integración centroamericana, combatiendo la tendencia aislacionista que Cota Rica siempre ha tenido. Fue electo Presidente del Colegio de Abogados para el período 1954-1955.

 

Para los lectores que no conozcan la vida de Lara Bustamante, les aconsejo un minucioso y pulido libro de nuestro abogado e historiador, Jorge Sáenz Carbonell, “El Canciller Lara”, publicado por la Imprenta Nacional en el año 2011. Era un hombre noble, realmente inteligente y de buen corazón. En una ocasión nos hizo el honor a los muchachos que dirigíamos la FECUR allá por 1982 de acercarse a nuestras oficinas en la Universidad de Costa Rica para plantearnos un problema de derechos humanos y libertad de expresión. Me acuerdo que conversamos cinco horas seguidas, hasta entrada la noche. Murió poco después, en 1984, y muchos lo sentimos con pesar. Nuestra Asamblea tiene la gran posibilidad de honrar su memoria.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>