Ambientalistas apoyan construcción de carretera paralela a frontera con Nicaragua

* Demandan investigar daños a los ecosistemas, allá y aquí

 

* Solicitan acciones binacionales en la cuenca del río San Juan

 

UNIÓN NORTE POR LA VIDA (UNOVIDA), organización creada en defensa de la calidad de vida de los habitantes de la Zona Norte de Costa Rica y del país en general, nos permitimos hacer de conocimiento público nuestra posición en torno a la construcción, por parte de nuestro gobierno, de la carretera paralela a la frontera con Nicaragua.
CONSIDERANDO
I. Que hemos dejado totalmente claro nuestro completo apoyo a las acciones planteadas por el Gobierno de la República de Costa Rica, no sólo en defensa de la integridad del territorio nacional, sino de los evidentes daños ambientales causados por las autoridades nicaragüenses con el dragado del río San Juan y la construcción del canal en Isla Calero.
II. Que en su momento formamos parte de un comunicado de varias organizaciones nacionales que apoyamos críticamente al gobierno costarricense, dejando en claro que más bien a nuestras autoridades del Poder Ejecutivo les había faltado firmeza ante esa situación, porque habíamos advertido, desde antes del inicio del dragado, de los posibles daños ambientales que ocasionaría y el gobierno de Costa Rica se conformó con explicaciones verbales de los nicaragüenses en el sentido de que esas acciones no causarían daños.

 

III. Que es nuestro deber advertir que nuestra Madre Tierra, y por ende, todos los seres vivos que la habitamos, no debemos pagar las consecuencias ambientales y sociales ocasionadas por meros convencionalismos humanos. Las fronteras no existen para el Planeta.  Son un invento humano.

 

IV. Que en razón de lo anterior, el río San Juan le pertenece a la totalidad de los seres vivientes del Planeta y no sólo al pueblo nicaragüense, al igual que los demás ríos del mundo le pertenecen a todos los seres que habitamos en la Madre Tierra.

 

V. Que por ello es triste constatar que el río San Juan ha sido objeto de daños ambientales a ambos lados de su ribera (no necesariamente causados por la construcción de la carretera) y, costarricenses y nicaragüenses, no nos hemos puesto de acuerdo para protegerlo integralmente. No podemos aceptar que su defensa esté condiciona a situaciones políticas y que cuando lo afectan del lado nicaragüense alcemos nosotros la voz y nuestros hermanos y hermanas nicaragüenses guarden silencio.  Tampoco podemos caer en ese juego cuando es de nuestro lado que está siendo afectado.

 

VI. Que como organización seriamente comprometida con la defensa de la Madre Tierra, sería un atentado a nuestra credibilidad guardar silencio en torno a cualquier actividad humana que esté siendo señalada como causante de daños ambientales, indistintamente de quiénes estén impulsando tales actividades; más aún si la actividad señalada se está llevando a cabo en nuestra Zona Norte.

 

VII. Que existen serios indicios de que efectivamente la construcción de esta carretera podría estar causando daños ambientales, no sólo en nuestra margen del río San Juan, sino en otros lugares lejanos al río. Por medio de dos de nuestros miembros de la Asociación, hemos podido constatar la afectación ambiental que la construcción de esa carretera está causando en el sector de La Trocha de Los Chiles, comunidad localizada a varios kilómetros del río San Juan, lo que deberá ser confirmado por nuestro Tribunal Ambiental Administrativo.

 

VIII. Que existen publicaciones en la prensa nacional afirmando que esa carretera en construcción no tiene aprobado previamente ningún estudio de impacto ambiental, contrariando la obligación legal establecida en la Ley Orgánica del Ambiente.

 

IX. Que también es nuestro deber hacer públicas nuestras dudas en cuanto a la legalidad de sustentar la construcción de esa carretera en un Decreto de Emergencia.

 

X. Es claro que no existe en nuestro ordenamiento jurídico ningún permiso para que un Decreto de Emergencia pueda desaplicar indiscriminadamente nuestra legislación ambiental.
XI. Que más allá de cualquier juego geopolítico en que esta situación pueda estar inmersa, creemos firmemente en que nuestras abandonadas comunidades fronterizas, al igual que nuestra Fuerza Pública, requerían desde hace muchos años una vía de comunicación alterna al río San Juan, para evitarles quedar a merced de las decisiones de un gobierno extranjero.
POR TANTO:
1. Apoyamos al Gobierno de la República de Costa Rica en la defensa de la integridad territorial del país, poniéndonos a sus órdenes para lo que podamos colaborar.
2. Apoyamos las acciones que el Gobierno de la República de Costa Rica está realizando en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, poniéndonos a sus órdenes para lo que podamos colaborar en ese sentido.
3. Hacemos un llamado al Gobierno de la República de Nicaragua para que colabore con el de Costa Rica en la reparación de los daños ambientales que se hayan causado con el dragado del río San Juan y con sus acciones en la zona de Isla Calero.
4. Hacemos un llamado a los Gobiernos de la República de Nicaragua y la República de Costa Rica, para que realicen acciones conjuntas que pongan freno a los daños ambientales a ambos lados del río San Juan.

 

5. Hacemos un llamado a las organizaciones sociales de ambos países para que realicemos acciones conjuntas para defender no sólo el río San Juan, sino toda la integralidad de su cuenca.
6. Declaramos nuestro apoyo, en términos generales, a la construcción de esa carretera fronteriza. Creemos que las comunidades fronterizas se merecen una carretera bien planificada y construida como se debe, con total respeto a la legislación ambiental costarricense, la que debió haberse planificado y ejecutado desde hace muchos años, en beneficio de la calidad de vida de los habitantes de la frontera con Nicaragua.
7. Solicitamos que se investigue de manera exhaustiva la existencia de daños ambientales causados por la construcción de la carretera y se aclare de una vez por todas si existen estudios previos de impacto ambiental para su construcción.
8. Solicitamos al Poder Ejecutivo de la República de Costa Rica que proceda a corregir, con la mayor brevedad posible, con el afán de proteger nuestro ambiente, por el bien de las comunidades fronterizas y por el correcto uso de los fondos públicos de todas y todos los costarricenses, las omisiones que en materia de protección ambiental y legal existan en relación con esa carretera.
9. Solicitamos al Poder Ejecutivo costarricense que de manera transparente se aplique la vía ordinaria (no de emergencia) para contratar y planificar la mejor carretera que podamos tener los costarricenses, con apego irrestricto a la legislación en materia ambiental y de construcción de obra pública.

 

Dado en Ciudad Quesada, a los 19 días del mes de diciembre del 2011.
UNIÓN NORTE POR LA VIDA

CONFRATERNIDAD GUANACASTECA

COMITÉ CÍVICO DE CAÑAS

ASOCIACIÓN AMBIENTAL DEL NORTE DE SAN RAFAEL DE HEREDIA

COMITÉ BANDERA AZUL ECOLÓGICA DE SAN MIGUEL, SANTO DOMINGO, HEREDIA

MOVIMIENTO PATRIÓTICO JUANITO MORA

ARTE POR LA PAZ

PALABRA CERO

ASOCIACION CONSERVACIONISTA YISKI