La regla de tres

Por Walter Antillón

Es preciso tener la mente clara: aceptar el resultado de un referendo alterado por actuaciones fraudulentas, ilegales y abusivas, es aceptar el fraude, la ilegalidad y el abuso como normas válidas en la vida de la comunidad. Es aceptar que quienes detentan el poder económico y político tienen, por esa sola razón, el derecho de abusar, defraudar y violar las leyes en daño de los demás. Eso choca contra todos los valores que hemos adoptado para vivir, y nos degrada como seres humanos.

Ha quedado en evidencia que las reglas presuntamente fijadas para garantizar que el referendo fuera la auténtica expresión de la voluntad ciudadana resultaron gravemente violadas; y que el referéndum así deformado dejó de ser una justa del civismo y la democracia para convertirse en una burla sangrienta a la buena fe, la lealtad y el fervor patrio de los costarricenses.

En consecuencia, el proceso mismo de referendo es un proceso viciado, y sus vicios atacan el propio corazón de la democracia y del orden constitucional republicano; esto es, atacan la voluntad soberana del pueblo, que es la base de aquella democracia y de aquel orden jurídico.

Es irónico pensar que miles de nosotros nos indignamos cuando un árbitro de fútbol comete cualquier irregularidad en daño de nuestro equipo, mientras que aceptamos impertérritos que con fraude y violencia nos roben el País.

Entonces, si aceptamos como bueno el resultado de un referendo viciado, estaríamos admitiendo con ello que la voluntad popular es cosa deleznable, y que la dignidad ciudadana ha dejado de existir en Costa Rica. Estaríamos aceptando que nos hallamos sometidos al poder desnudo, arbitrario, y que ese sometimiento es bueno y justo.

Porque, además, no han desaparecido las gravísimas razones por las que en los meses anteriores combatimos sin tregua el TLC; por el contrario, esas gravísimas razones cobran mayor vigencia ahora que el referéndum se ha perpetrado delictuosamente. Entonces ¿cómo y por qué transigir?

Un grupo de abogados costarricenses, del que formo parte, haremos lo único que cabe hacer en esta hora frente al referéndum desvirtuado por el gobierno y sus cómplices: pedir su anulación.

A quienes esto parezca excesivo o exagerado, les preguntamos ¿es poca cosa la soberanía del pueblo costarricense? Y a Oscar y Rodrigo Arias, a Fernando Berrocal y a tantos magistrados y magistradas les preguntamos ¿ustedes pensaron que era broma lo que aprendimos y enseñamos en las aulas universitarias sobre la justicia, la soberanía, el Estado democrático de derecho?

Pediremos la nulidad del proceso de referéndum al propio Tribunal Supremo de Elecciones; lo pediremos ante la Comisión y ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos; lo pediremos ante la Organización de las Naciones Unidas. Lo pediremos hasta ser escuchados.

¡Otra Costa Rica es posible; otro Mundo es posible… pero hay que conquistarlos!


6 Comentarios

  1. Gian Kats

    Bendecida sea su causa. Por fortuna para la especie humana todavía sobreviven personas con la dignidad y lucidez suyas, don Walter. Usted hace que uno no pierda la esperanza en este mundo ingrato, secuestrado por energúmenos emergidos de las cloacas donde confluyen la escoria política, empresarial y mediática…

  2. Luis Fernando Fernández

    Hay que utilizar los mecanismos legales, hacer prevalecer el Estado de Derecho. Lo apoyo en su perspectiva. Me alegra saber que personas tan valiosas como usted, siguen creyendo en el país.

    ¿No será bueno, mientras tanto, hacer resistencia pacífica, al mejor estilo de Gandhi, dejar de usar las marcas de productos que descaradamente amenazaron a sus propios trabajadores, con el despido inminente ante la posibilidad del rechazo del TLC?

    Demostrar que el poder político y aún económico, no está en las instituciones, sino efectivamente en el pueblo y ahora por el poder de internet, en el poder económico del consumidor.

  3. Jaime Delgado Rojas

    Me adhiero a la posición y comparto la actitud asumida. No es posible que nos roben el país y que nosotros nos quedemos como unos simples espectadores.

    Estoy con ustedes.

  4. julio chavarria

    Mis respetos a Don Walter y a su grupo. Espero que esa lucha ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, nos de la razón. Y nuestro país, pueda retomar el rumbo de libertad justicia y solidaridad que ha venido perdiendo en los últimos años.

  5. Elizabeth Rodríguez J

    Felicitaciones Don Walter y su grupo, por la iniciativa. Este ha sido un proceso tan obsceno, que su aceptación nos degrada como seres humanos y como nación soberana.

  6. Antonio Sierra Infante

    Felicitaciones Walter, y además organizar la resistencia civil también detallada en tu última obra que me autografiaste.

    También, por mientras, acompañar a los diputados del No en su lucha para no permitir el paso de las 13 leyes de implementación del TLC. Si fuimos capaces de parar el combo del ICE aprobado por 47 votos, ¿Cómo no vamos a ser capaces de parar este MEGACOMBO con 13 productos, que en el mejor de los casos sería aprobado por 38 votos?