Llamado a la concordia nacional

• Manifiesto de la Federación de Colegios Profesionales Universitarios de Costa Rica a propósito de la discusión, en la Asamblea Legislativa, del Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos.

El Comité Permanente de la Federación de Colegios Profesionales Universitarios de Costa Rica, considerando que:

1. El Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos, conocido como TLC, actualmente en trámite parlamentario, constituye una de las más serias encrucijadas que ha tenido que afrontar nuestro país.

2. La realidad actual del país exige de los representantes del pueblo, depositarios temporales del poder, una profunda reflexión acerca de la decisión que pronto habrán de tomar.

3. Esa decisión, de tanta trascendencia para el futuro de Costa Rica y de sus habitantes, debe darse a la luz de los intereses superiores de toda una nación, más allá de intereses personales, grupales o de partido, o de creencias o ideologías.

4. Es nuestro deber de ciudadanos y de profesionales, comprometidos con un país de oportunidades, de armonía y de paz social, y con los antepasados que lo construyeron, ayudar a conservarlo y mejorarlo para las generaciones presentes y futuras.

5. Es nuestro deber de ciudadanos y profesionales ayudar a la consolidación de un sistema democrático por el que generaciones de compatriotas, a lo largo de la historia, han dado lo mejor y muchos hasta ofrendaron sus vidas.

Por tanto:

En esta hora decisiva de nuestra historia, apelando al patriotismo de todos los costarricenses y como representantes de las diversas profesiones, estratos sociales, etnias, creencias, doctrinas, áreas geográficas y corrientes de pensamiento:

1- Hacemos un llamado a la concordia nacional, para que en el país priven el dialogo fecundo, la tolerancia y la armonía que conduzcan al progreso con equidad y a la paz fundada en la justicia.

2- Ponemos al servicio de esas causas y de Costa Rica nuestros conocimientos y nuestra buena voluntad, para ayudar en la toma de aquella decisión que en definitiva más convenga a los intereses superiores del pueblo costarricense.

Acuerdo tomado en sesión No.10-2006 del Comité Permanente de la Federación de Colegios Profesionales, celebrada el miércoles 6 de diciembre de 2006, en la sede del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Costa Rica.

Dr. Federico Piza Vargas

Presidente


5 Comentarios

  1. Flora Fernández

    ¿No es un poco tarde?

    Durante meses hemos solicitado audiencia a la Comisión de Asuntos Internacionales y no nos la negaron, simplemente no atendieron nuestra solicitud.

    ¿Qué les hace pensar que concluido el periódo de audiencias les van a escuchar?

    Es lamentable cómo la democracia nuestra se ve en peligro ante la intolerancia y el autismo gubernamental. Por más que intentemos aportar conocimientos e ideas, simplemente nos tiran la puerta en la cara.

  2. Santiago Bermúdez Valverde, Contador Privado Incorporado, carné 15821, vecino de San Marcos de Tarrazú escribe:

    Ciertamente considero muy tardío el amanifiesto de esta federación. Varias veces me pronuncié respecto a la pasiva posición de varios gremios entre los cuales incluí: las iglesias, universidades, colegios profesionales; porque daba la impresión de no ser costarricenses, y al rato excentos de estos eventos de tanta trascendencia.

    Pues bien, ya se tiene un pronunciamiento, pero lo considero en igualdad al de la Iglesia Católica: ni para allá, ni para acá. Concordia? todos hubiésemos deseado eso. Hubiésemos deseado debate de altura, y no la imposición.

    Formo parte de un gremio, pero más que eso, soy costarricense y siento pena y coraje por el ultraje a nuestra institucionalidad, porque nos han negado el derecho de opinar y participar de la decisión de algo que sin duda transforma nuestra institucionalidad.

    Yo hubiese esperado por lo menos de mi colegio una definición, pero exigiendo de nuestros gobernantes el respeto a la Constitución y las leyes.

  3. No, Flora.

    No es tarde.

    Para la paz nunca es tarde.

    No hay que desesperarse.

  4. Julio Zamora

    No dijeron nada…. que triste…

  5. “Concordia y diálogo”, por el diputado José Manuel Echandi

    En días recientes, la Federación de Colegios Profesionales de Costa Rica hizo, a raíz de las protestas que suscitó el dictamen afirmativo del Tratado de Libre Comercio entre los EE. UU., Centroamérica y Dominicana en la Comisión legislativa de Asuntos Internacionales, un firme llamado a la concordia nacional.

    Así también, los cuerpos colegiados pusieron a disposición de diputados y autoridades de Gobierno sus conocimientos en distintas áreas con el fin de aportar opiniones objetivas y calificadas no solo a la discusión del TLC, que entrará con fuerza en enero 2007 al plenario legislativo, sino también como base firme para la toma de una decisión de trascendental importancia para Costa Rica.

    Pesadas divergencias. Y es que el peso del TLC no reside únicamente en las oportunidades que los expertos indican que traerá al país, o en las carencias y errores que quienes lo adversan puntualizan, sino más bien en las divergencias que ha suscitado y en la conmoción popular que acompaña, de uno y otro lado, su sola mención.

    Por ello es que la proclama de los Colegios Profesionales llega en buena hora pues no podemos olvidar ni los diputados ni los representantes gubernamentales, ni el resto de la ciudadanía, que nuestra nación ha sido siempre cuna de libertad en la que convergen los más variados criterios, ideologías, razas y credos, sin que ello haya significado –y esperamos no ocurra ahora– que quienes aquí vivimos y compartimos pan, trabajo, cielo y esperanza nos convirtamos en acérrimos enemigos alimentados por el rencor o la violencia.

    Óptima disposición. De ahí que, para el inicio del año venidero, cada uno de nosotros debe afrontar el tema con una óptima disposición a escuchar, con la mente y el corazón abiertos a entender posiciones contrarias y sobre todo, a incorporar en nuestro propio juicio, elementos aportados por quienes al igual que nosotros, pretenden lo mejor para Costa Rica.

    En nuestra fracción –la del Partido Unión Nacional– hemos ido estudiando el tema del TLC a profundidad y, sobre todo, escuchando cuidadosamente los clamores populares que suenan fuertes y serenos en el panorama nacional, pues somos ticos y ticas, suficientemente maduros y seguros de nuestra democracia, como para expresarnos con tranquilidad y cordura. Y así también enfrentaremos, si Dios lo permite, las discusiones y proyectos en el 2007.